jueves, 27 de enero de 2011

H3 O




De nueva cuenta en mi viejo auto “chocolatín” he ido a visitar a mi amigo Rus lo encontré muy deprimido, pero no quiero entrar en detalles solo diré; que murió un tío suyo y que este siendo judío se convirtió al cristianismo y en su entierro el rito católico demanda rociarlo con agua bendita. Y he aquí que mi vocación de Físico, salto de las oscuridades y me lleno de dudas que diferencia química existe entre el agua simple y la bendita.


Me encontré en esta cavilación cuando la Chacha me pregunto porque todos decían el funeral de Augusto que es el nombre de su finado pariente. Y no los funerales. Le explique que se usa la palabra funerales, sólol cuando el muerto tiene cierta importancia social, cierta jerarquía, ejemplo: obispos, reyes etc. Pero que además se usaba el plural, porque los funerales son una serie de ritos fúnebres. Así los funerales constan de varios pasos, de varios momentos, de varias ceremonias. Su cara no delato, sí mi explicación lo convenció, sobre todo porque nunca aparto de sus oídos el google. Así es ella.


La palabra funeral viene del latín “funus” que significa antorcha. En la antigua Roma, al igual que en otras muchas culturas, cuando una persona moría se creía que su espíritu se quedaba entre los vivos y esto los aterraba. Cuando morían, después de velarlos toda la noche para asegurarse que no estaban vivos, se dirigían a enterrarlos a los panteones que por motivos higiénicos estaban a las afueras de las ciudades. Este ritual se hacía de noche y para que el espíritu del difunto no se quedara con ningún familiar vivo, las personas que acompañaban la comitiva iban vestidas de negro para confundirse con la oscuridad, de ahí nuestra costumbre de vestir de luto cuando se muere alguien cercano, también la de los cirios.


Pero me aleje de mi relato, regreso a mi reflexion: La diferencia química, sí es  que existe entre el agua simple y la bendita. Por lo que sé esta agua se usa para persignarse con ella, esta costumbre es muy antigua, o como en el caso del tío de Rus, aspergerla en el ataúd.

Pues resulta que el negocio del agua bendita no es propio de cristianismo Según se explica en un artículo de Scientific American de 1891, parece ser que los egipcios usaban el agua sacrificial de la misma manera que los actuales cristianos, es decir, antes de entrar al templo se rociaban un poco con ella. Entonces el agua bendita tiene un origen egipcio la palabra “amen”, mencionada cientos de veces en la Biblia y el Nuevo Testamento es una simple invocación del dios egipcio Amón, tal como demuestran los lingüistas.



 Un ingeniero de Alejandría llamado Tesibius o Ctesibius, hizo una serie de mejoras a la clepsidra y otros artilugios hidráulicos y Herón tres siglos después, durante el siglo I d.c, diseñó una máquina para expender agua sagrada en los templos egipcios. Funcionaba con monedas de 5 dracmas, el equivalente a un par de euros de hoy. La moneda que depositaba el usuario desbloqueaba una palanca que dejaba salir el agua. Herón describe esta máquina en uno de sus libros, Pneumatika.


El agua es bendecida por un Presbítero, Obispo, o Diácono para propósitos de bautizo y otros rituales y prácticas religiosas. baptizein en griego, significa "sumergir", "introducir dentro del agua.


Su efecto más importante es alejar al demonio, que “ronda como león rugiente”, buscando toda especie de mal, como nos advierte San Pedro (I Pe 5,8). Los espíritus malignos, cuyas misteriosas y siniestras operaciones afectan incluso las actividades físicas del hombre, quieren ante todo inducirnos al pecado grave, que conduce al infierno. Para ello emplean todos los recursos. A veces, por ejemplo, nos provocan un sinnúmero de molestias físicas o psicológicas. Otras veces provocan pequeños incidentes en nuestra vida diaria, causar enredos que parecen tener causas meramente naturales. Entonces fue que pensé, si mis frecuentes errores en mis experimentos no serian cosa del Diablo.


Encontré otros de sus usos, el agua bendita es un sacramental que nos alcanza el perdón de los pecados veniales, puede librarnos de accidentes (tránsito, asaltos, caídas), y ayuda hasta a curar enfermedades. El agua bendita, como todo sacramental, nos invita en las diversas circunstancias del día a invocar el socorro del Divino Espíritu Santo, para el bien de nuestra alma y de nuestro cuerpo, se la puede usar eficazmente en provecho de personas que se encuentran distantes de nosotros. Y, cada vez que la utilizamos para hacer la señal de la cruz por la intención de las almas del purgatorio, ellas son aliviadas en sus sufrimientos.


Todo ello no me explica cual es la diferencia química del agua simple y la del agua bendita. Algún amigo me dijo que la formula del agua bendita era H Dios O lo cual tampoco me dejo muy convencido.


Pensé que quizás la trinidad tenia que ver algo en todo esto e inicie una serie de pensamientos y formulas. ¡ Siempre en mi la duda científica! ¿Y si la formula del agua no fuese H 2 O?


¿Y sí en esto interviniera la Santa Trinidad: Dios Padre, Dios Hijo y el Espíritu Santo? ¡Eureka entonces la formula seria : H 3 O!  ¡Eso lo explicaría todo!


Debo irme… llaman a misa.